Espido Freire participará de forma muy activa en Castelló Negre 2018

Espido Freire participará de forma muy activa en Castelló Negre 2018

Creemos que Espido Freire es sobradamente conocida por todo el mundo, así que solo añadiremos una de las últimas muescas que ha añadido a su biografía: ha sido la ganadora del Premio Letras del Mediterráneo, en su modalidad de novela histórica.

Espido Freire va a estar muy activa y va a participar en actos en diferentes sedes de Castelló Negre 2018. Se va a reunir en varias ocasiones con los lectores más jóvenes, pero también hay citas, con firma de libros, para que cualquier seguidor, o futuro seguidor de su obra, se acerque a escucharla:

  • Presentación de “Llamadme Alejandra”, en la Biblioteca Municipal de Nules. Será el 7 de mayo, lunes, a las 18:00 horas.
  • Género negro para jóvenes, en el IES Violant de Casadulch, de Benicàssim. El 8 de mayo, martes, a las 11:25 horas.
  • Género negro para jóvenes, en el IES Broch I Llop, de Vila-real. También el 8 de mayo, a las 13:15.
  • Café con la autora y firma de “Llamadme Alejandra”, en Villa Ana, Benicàssim. Martes, 8 de mayo, a las 16:00 horas.
  • Presentación de “Llamadme Alejandra”, en el Restaurante El Casino, de Vila-real. El 8 de mayo, a las 19:00 horas.
  • Género negro para jóvenes, en el IES Francesc Ribalta, de Castellón. Será el 9 de mayo, miércoles, a las 11:25.

 

Sobre Llamadme Alejandra:

Como si fueran figuras de ajedrez, la familia Romanov se prepara en silencio para un nuevo traslado. Alejandra, la zarina, sueña con ver a sus cuatro hijas casadas. Tras la abdicación del zar, ya no tiene grandes pretensiones para su pequeño Alexis, más allá de una vida tranquila y alejada del mundo. Echa de menos a su amigo Rasputin, el hombre que más la comprendió después de su amado Nikki. En su última morada y sin más que hacer que esperar su liberación, Alejandra satisface la curiosidad de sus hijas por su pasado. De esa manera reconstruye una vida marcada por la desgracia; pero también plena de felicidad porque el amor que se profesaron ella y Nikki, y que transmitieron a sus hijos, fue el bastión que los mantuvo unidos y fuertes hasta su trágico final.